"Ética, sobre la moral y las obligaciones;
estética, de la belleza y el arte;
y otras cosas..."


sábado, 5 de diciembre de 2009

TRAJANO, UN LUGAR EN EL MUNDO

.
El catorce, número de la entrada actual, un número pero mucho más. El premio se lo lleva Trajano, mi pueblo chico. Además en vísperas del puente de la Constitución Inmaculada, que para mí siempre son unas fechas muy especiales, por muchos motivos, profesionales y personales.

Este artículo, que primero lo titulé Mis lugares en el mundo, luego ¿Trajano, un lugar en el mundo?, y que presentado en el Máster de Gestión Social del Hábitat bajo el título Enclaves y Lugares, lo retitulo tal como aparece, y ello como sugerencia del director, Esteban de Manuel, es decir, "Trajano, un lugar en el mundo".

Además incluyo varias fotografías, que ya sabéis que me gustan y mucho, tres de situación de Trajano de Google, las otras dos, del fotógrafo y amigo José Manuel Brazo Mena, y que son la portada y contraportada del libro Trajano, un Jardín en la Marisma, regalo que hizo en los actos del XXV Aniversario de Trajano cuando además era director del Colegio Público Nuestra Señora de las Marismas.

Espero os guste, el artículo y las fotos.

Trajano, un lugar en el mundo






Sugerida por la visión de la película de Adolfo Aristarain Un lugar en el mundo, el momento actual me lleva a reflexionar, civitasmente hablando, sobre la descripción e interpretación de una situación de hábitat muy concreta, no ya respecto de mi ámbito de trabajo profesional, el Polígono Sur de Sevilla, sino más allá desde un personalísimo punto de vista, sobre otro Polígono, de la misma época, la misma provincia, del mismo gobierno, pero de dispar resultado en el tiempo: Trajano, pedanía de Utrera.

Trajano es una pequeña población de la Campiña Utrerana, que data de principios de los años 70, situada en el Bajo Guadalquivir, enmarcada en el centro del triángulo que forman las poblaciones Las Cabezas de San Juan, Los Palacios y Utrera. Dependiendo administrativamente de esta última, la ciudad de Utrera, pero a una distancia similar de los tres centros urbanos citados. Llevando el dato al paradigma cuantitativo, Trajano, el Poblado de Colonización con nombre de uno de los dos emperadores romanos nacido en Itálica, aunque está situado en el amplio término municipal de Utrera, está más cercano y mejor comunicado con Las Cabezas de San Juan y Los Palacios y Villafranca. De Utrera dista 20 kilómetros, de Los Palacios 15 y de Las Cabezas 10. Teniendo una población aproximada de mil habitantes, está comunicado por carretera comarcal SE-471 El Torbiscal-Chipiona, pasando cerca la Autopista A-4 Sevilla-Cádiz, la N-IV Madrid-Cádiz además de la línea férrea Madrid-Cádiz. Como referencias geográficas decir que de la capital sevillana lo separa unos 35 minutos por carretera y de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) unos 40.

La evolución de Trajano, y de su población, ha superado distintas y difíciles etapas desde su poblamiento, siendo su progreso constante y uniforme, al menos hasta la entrada del presente Siglo XXI, en el que se está apreciando si bien no una recesión sí un cierto estancamiento, tanto desde el punto de vista poblacional como productivo en materia económica.

A pesar de este último dato, o más bien información, ésta responde también a una percepción basada en ciertos datos obtenidos in situ, o percepción directa, y aunque parezca coincidente, no tiene ninguna relación con algún análisis que se realizó en los años 90 en el conjunto de la colonización en Andalucía, y que sostenía que se podría tachar esta política del anterior Régimen como de cortas miras, fuertemente conservadora aunque con un enfoque socializante en busca del equilibrio e igualdad del campo andaluz. Se ha criticado incluso esta política en función de unos resultados que arrojan, la de unos pueblos que se hallan en una situación de estancamiento o incluso de retroceso demográfico; pueblos donde no se aprecian señas de identidad propia ya que los colonos recibían núcleos de población enteramente hechos y cuyo funcionamiento estaba minuciosamente reglamentado y tutelado.

Es curioso resaltar que estos enclaves poblacionales y productivos nacieron, crecieron y se desarrollaron con diversa suerte. Ya se ha apuntado que Trajano fue uno de los afortunados, siendo sus tierras de las más fértiles de la comarca. Su pertenencia al término de Utrera es puramente casual, geográficamente descrita la causa, pues Trajano siempre se identificó más y mejor con la localidad de Los Palacios y Villafranca, pueblo joven, nacido de la agricultura y que ha crecido y ha tenido un desarrollo compartido con este ramillete de lugares en el mundo, crecidos, como cultivados alrededor suya, como El Trobal, Maribánez, Chapatales, Adriano, Vetaherrado, Chapatales o Pinzón, todos mirando hacia el centro neurálgico palaciego más allá de su pertenencia territorial a Utrera o Las Cabezas de San Juan, o incluso Dos Hermanas en el caso de Adriano.

Como ejemplo de lo anterior, aunque parezca algo anecdótico, cabe citar el equipo de fútbol de Trajano no se llama Club Deportivo, como el C.D. Utrera o C.D. Cabecense, no, se llama Unión Deportiva Trajano, como la Unión Deportiva Los Palacios, que nace de la unión de Los Palacios y Villafranca. Tampoco ha contribuido que los servicios bancarios se hicieran depender de Los Palacios, que el bachillerato se estudiara durante mucho tiempo dirigido también a Los Palacios o que el servicio de Correos venga directamente desde esta localidad, y no de Utrera, más allá de la vinculación administrativa a efectos municipales como impuestos, empleo, médicos, Seguridad Social u otros.

La situación de Trajano es más particular aún si cabe que el resto de pedanías de su entorno, pues al no estar tan cercano a ninguna población importante, le dio un carácter diferenciador de más autosuficiencia y entidad de pueblo, utilizando más bien los recursos que por cercanía o calidad se le ofrecía, pero sin depender necesariamente de ninguno de estos pueblos cercanos. Tampoco de Utrera, una ciudad media, con la que siempre ha guardado de forma latente un cierto sentimiento de cierto abandono, desapego y desarraigo; incluso desconocimiento y puede que apatía desde la urbe utrerana, aunque no sólo de ésta respecto de Trajano, sino también de Guadalema de Los Quintero, de Pinzón y sobre todo de El Palmar de Troya, localidad que consiguió ser Entidad Local Autónoma como paso previo de sus segregación definitiva y constitución como municipio independiente del de Utrera. Algo no se ha debido hacer bien, y no se han manejado las claves adecuadas para que no llegar a estas dolorosas conclusiones.

Hasta aquí un poco de URBS, si bien hay que decir aún más, como que Trajano se quedó a medio construir, pues de las 400 casas proyectadas se construyeron 200, las parcelas rústicas que componían el lote se ampliaron de 4 hectáreas al doble como mínimo, y así Trajano dejó de crecer al sureste en dirección a la vía del tren y la carretera comarcal. Ese es el motivo por el que la Iglesia, la Plaza Alta y la Plaza Mayor con su edificio destinado y nunca utilizado como Ayuntamiento, los Colegios y los Comercios estén en un extremo de Trajano, y no céntricos. La razón no fue la adecuación de la falta de superficie de las parcelas, conocidas lo pequeñas que resultaron las de Guadalema de los Quintero, y que eras huertos familiares más que parcelas rústicas, sino que al parecer la verdadera causa fue que ya no se quiso expropiar al señor de El Torbiscal ni tampoco al de Torremarisma, los cortijos propiedad de familiares de militares de la contienda civil a los que el régimen premió con estas fértiles tierras colindantes con Trajano.

Su construcción data de finales de los años 60, para comenzar su repoblación a principios de los años 70, cuando comenzaron a llegar las primeras familias de colonos, provenientes de toda la provincia, incluso de otras provincias andaluzas. Aquello fue toda una historia, contada como digo en el libro MEMORIAS DE TRAJANO. UN JARDÍN EN LA MARISMA. En él se cuenta además cómo se empezó a organizar Trajano desde el punto de vista de la POLIS, pues participaron de forma activa personas que ya son personajes, como el primer maestro, el primer sacerdote, quienes ayudaban a organizar las primeras Junta de Colonos, de la que surgió primero la Cooperativa Agrícola y posteriormente la Asociación de Vecinos, como balanza de equilibrio del Delegado o actual Delegada del Alcalde de Utrera en Trajano, que se nombra incluso de forma independiente a los resultados electorales, como así ha sucedido en las dos últimas elecciones.



.
Pues bien, se puede afirmar hoy que Trajano escapó de esta situación, y no solo lo hizo sino que dio un paso hacia delante, afrontado su realidad con personalidad propia. Tanto es así que para su población en el año 1997 la conmemoración de sus primeros veinticinco años fue un motivo de celebración, con un marcado carácter participativo desde la población civil, pues surgió espontáneamente desde el seno de la propia Asociación de Vecinos, y desde la que se programaron toda una serie actos, como la edición de un libro de memorias, exposiciones fotográficas, almuerzos colectivos, entrega de distinciones, actuaciones musicales, sumándose tanto la propia Administración Local con la presencia y colaboración en estos actos del propio Ayuntamiento de Utrera y de su Alcalde, como también la Administración Autonómica, pues invitado por el propio Ayuntamiento, visitó en ese mes de abril de 1997 las instalaciones de la Cooperativa Agrícola y asistió a un almuerzo de convivencia con los colonos fundadores el propio Presidente de la Junta de Andalucía.
.



 

Lo más significativo desde el punto de vista de la CIVITAS, su población, es una composición homogénea, una gran clase media y trabajadora, hoy derivada hacia otros sectores más allá de la agricultura, con sus propias señas de identidad que pasan a ser, de forma curiosa, muy parecidas a la población de la ciudad de Utrera, un tanto acomodado en su propio bienestar, actitudes a veces contrarias a toda idea de creatividad y dinamismo.

De esta forma, la localidad, pedanía, poblado de Trajano goza de sus propias Fiestas Locales (Feria y Romería), Semana Cultural en el Colegio Público, Equipo de Fútbol Federado desde 1989, Club de Atletismo que organiza bianualmente su Carrera y Marcha Popular, Hogar de Pensionista, Escuela de Adultos, Asociación Parroquial con Paso Procesional el Domingo de Ramos, Asociación de Romeros, Farmacia o Sucursal de Entidad Bancaria de Caja Rural de Utrera, Consultorio Médico, Servicios de Hostelerías básicos, es decir, una pequeña población que se podría decir autosuficiente, eso sí, dependiente de los medios de transportes con las completar sus necesidades, principalmente las relacionadas con servicios médicos, comerciales y de ocio, pues la calida de vida, tranquilidad y sosiego es un producto más valorado por foráneos y necesariamente compatibilizado con una oferta alternativa externa desde lo autóctono.

Se podría decir, salvando las larguísimas distancias y sin ánimo de ser categórico, que de forma llamativa a la población de Trajano le ocurre una situación parecida que a la de Utrera propiamente dicha, y su vez desde este nivel local esta situación se podría extrapolar a Andalucía respecto de otras regiones, a España respecto de otros países, y para cruzar el charco de Europa respecto de Norte América, es decir, que vamos soportando una carga histórica, y pequeña paradoja un pueblo tan joven como Trajano, o que tan rico en tradiciones y cultura, como Utrera, le puede pesar en la toma de decisiones hacia el futuro y condicionar el futuro mismo. Sobre esta cuestión, afortunadamente, y en el contexto de globalización o mundialización en el que nos encontramos, se han dado pasos importantes en sentido contrario. Sin embargo, queda gran trecho que recorrer.

No obstante lo anteriormente expresado, y realizando un ejercicio de descripción e interpretación de la situación de hábitat concreta que nos ocupa, de enclaves y lugares, la clave futura estará marcada por la diversidad y riqueza de los recursos, sobre todo humanos, que pongan en valor la calidad de vida y el propio futuro de la misma, con un punto de reivindicación desde un sentido constructivo e implicación de la propia población, desde la percepción de la conservación de sus valores y principios, educacionales y democráticos, y con el ánimo de progreso compatible (sostenible) con un entorno físico y una situación geoestratégica envidiables, aunque... ya no sé si hablaba de Trajano o de Utrera, o quizás estaba pensando incluso en el Polígono Sur de Sevilla.


Referencias básicas:


MENA VILLALBA, F.J; GÓMEZ OJEDA, D. Memorias de Trajano. Un jardín en la marisma . Utrera. Caja Rural de Utrera. 1997.

RIVERO SERRANO, J. (2005) “Colonización: Figuración, Abstracción y Vacío”. Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Año nº 13, Nº 52, 8-93.

PALENZUELA, P. (2005) “El patrimonio inmaterial de los poblados de colonización: memoria colectiva y culturas del trabajo”. Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Año nº 13, Nº 52, 94-104.

PICO VALIMAÑA, R. (2005) “La arquitectura más allá de las ciudades. Presentes y futuros”. Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Año nº 13, Nº 52, 68-77.

VILLA DÍAZ, A.A.; OJEDA RIVERA, J.F. (2005) “Paisajes coloniales en el Bajo Guadalquivir. Origen, evolución y carácter patrimonial”. Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Año nº 13, Nº 52, 43-54.

PÉREZ ESCOLANO, V. (2005) “Pueblos de colonización: objetivo patrimonial”. Boletín del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico, Año nº 13, Nº 52, 38-42.

.
Publicar un comentario en la entrada